Saltar al contenido

Control del acne con remedios caceros.

septiembre 9, 2020

Uno de los grandes retos de la ciencia médica es el tratamiento y control del acné, pues
genera gran afectación en adolescentes y jóvenes adultos, incluso, se han visto casos de
acné en bebés. Por lo ende, revisaremos sobre el control del acné con remedios caseros.
Existen muchos tratamientos recomendados para el control del acné con remedios
caseros. Entre los más destacados tenemos tenemos:

Por su gran cantidad de vitamina C con propiedades exfoliantes y astringentes de la piel, el
jugo de limón es muy usado para el control de las lesiones de acné. Se recomienda colocar
rodajas de limón, frotar sobre la zona afectada y dejar actuar durante horas, luego se debe
lavar con abundante agua.

También se usa la cáscara de la naranja moliéndola en licuadora o mortero. Se debe
añadir poco a poco agua hasta formar una pasta que para aplicar en toda la cara o en las
zonas más problemáticas. Luego se debe dejar actuar durante 25 minutos y se enjuaga bien
con abundante agua. Posteriormente se debe aplicar una crema humectante para piel
delicada o sensible.

Las infusiones de té verde también son usadas para el control del acné con remedios
caseros. Esto se prepara con dos cucharaditas de hojas o moliendo de té verde con una taza
de agua hirviendo. Se deja reposar durante 5 minutos y, una vez fría, se coloca en un frasco
atomizador. Se debe rociar la cara o mojar un algodón para aplicarla en las zonas afectadas.
La cáscara de cambur o banana estimula el crecimiento de células sanas, es antioxidante y
antiinflamatoria.

Se recomienda frotar la cáscara de la banana con movimientos circulares
por toda la cara, dejar actuar durante 30 minutos y luego retirar con abundante agua.
El uso de la miel y la canela combinada tiene propiedades antimicrobianas. Esta se usa
mezclando dos cucharadas de miel con 1 cucharadita de canela hasta formar una pasta,
aplicando sobre la cara y otras áreas afectadas durante 20 minutos. Luego se retira con
abundante agua tibia.

La miel y el yogurt se usan para calmar la piel irritada y el enrojecimiento. Luego de
mezclar estos dos componentes, se aplica hasta que seque la primera capa, y así se van aplicando otras capas hasta alcanzar un grosor suficiente. Se debe dejar actuar por 20
minutos y se retira con la ayuda de una toalla húmeda con movimientos circulares. Se
recomienda hidratar la piel con crema.